jueves, 25 de noviembre de 2010

LA LITERATURNOST VS. LA TEORÍA DE LOS POLISISTEMAS



Itamar Even-Zohar (1939- ) es un investigador israelí, fundador de la teoría de los polisistemas, que dedicó su obra al estudio cultural, al estudio de la traducción y a la construcción de nación a través de fenómenos culturales. En su libro titulado Poetics today, Even-Zohar plantea su teoría sobre los polisistemas, la cual está concebida en el lecho del Formalismo Ruso de 1920. Esta teoría no sólo está confinada al caso de la literatura, sino que se plantea la existencia de un Funcionalismo Dinámico (Dynamic Functionalism) en el que confluyen y se integran varias actividades de la humanidad (específicamente, las culturales). A lo largo de este ensayo se demostrará la manera en que los formalistas lograron plantear una noción de lo que es la literaturnost sin necesidad de relacionarlo directamente con otras ciencias, mientras que Even-Zohar plantea la literatura como un sistema que sólo existe en tanto que se relacione con otros sistemas y haga parte de un polisistema heterogéneo.

En primera instancia, se tendrán en cuenta los planteamientos hechos por los formalistas rusos con respecto a lo que conforma un sistema.   En su ensayo titulado “Sobre la evolución literaria”, J. Tinianov afirma que el sistema de la serie literaria es ante todo un sistema de las funciones de la serie literaria, que a su vez, está en constante correlación con las otras series y sistemas. La noción de sistema para los formalistas muestra la manera dinámica en que varios elementos funcionan y se relacionan entre sí: es un sistema en el que ya no existen los “en sí” y todos los elementos son en tanto haya una “relación con” otros elementos. Los sistemas pueden ser una sola obra (un texto mismo), la obra completa de un solo autor, un movimiento que surge en determinado momento histórico, un género, o un sistema literario que permite la yuxtaposición de elementos diacrónicos y sincrónicos. Para Tinianov, la misma sincronía es dinámica, y en este sentido, la tradición histórica, el canon literario, la influencia y la evolución es una sustitución de sistemas: “Estas sustituciones observan según las épocas un ritmo lento o brusco y no suponen una renovación y un reemplazo repentino y total de los elementos formales, sino la creación de una nueva función de dichos elementos”. (TINIANOV: 1970, 101). Las funciones de la serie literaria son cuatro: la función sinónima, la autónoma, la literaria y la verbal. Cada una de ellas será explicada a continuación.

En primer lugar, la función sinónima es aquella en la que los elementos particulares de una obra se encuentran en una correlación mutua y en una interacción constante. Este dinamismo (que se encuentra dentro del mismo texto) implica que la obra puede ser considerada como una obra literaria en sí, independientemente de su tradición histórica. Esto, dado que la manera en que el tema, el estilo, el ritmo, la sintaxis y la semántica desfamiliarizan al texto mismo. La trama, la motivación y el argumento de una obra literaria dan un significado artístico al texto teniendo en cuenta que hay una armonía entre la sincronía y la diacronía de dichos elementos.

En segundo lugar, la función autónoma es aquella en la que el texto literario entra a funcionar en conjunto con otras obras literarias, bajo el régimen de un mismo elemento. Esto quiere decir que “el léxico de una obra entra simultáneamente en correlación por un lado con el léxico literario y el léxico general y por otro con los demás elementos de esas obras” (Tinianov, 91). En esta función, cobra importancia lo dominante en cuanto a la función constructiva del texto en sí, es decir: lo dominante en un texto puede tener una motivación diferente de la motivación de otro texto, pero esa dominancia hace que ambas obras pertenezcan a un mismo sistema. Por ejemplo, es posible comparar el tono o el ritmo de dos poemas, y aunque estos elementos jueguen un papel distinto dentro de su respectivo texto, ambos poemas pertenecen a un mismo sistema autónomo en la medida en que haya una correlación o semejanza entre ellos. En síntesis, “la función autónoma, o sea la correlación de un elemento con una serie de elementos semejantes que pertenecen a otras series, es la condición para la función sinónima, para la función constructiva de este elemento” (Tinianov, 93).

En tercer lugar, la función literaria es un sistema literario en el que se yuxtaponen elementos que desfamiliaricen con respecto a una tradición histórica de la literatura. A través de la historia literaria, hay una alternancia de elementos dominantes que caracterizan sus movimientos y que desfamiliarizan con respecto al movimiento anterior. Esto quiere decir que la tradición literaria es dinámica, y que aunque a través del tiempo haya obras que conformen un canon sincrónico (y al parecer, estable), el canon siempre está cambiando y está trasgrediendo las normas que el antiguo sistema utilizó. En la medida en que la función de un sistema literario se vuelva auxiliar o se torne automático, es necesario que entre un nuevo sistema que persiga al arte y que busque un nuevo elemento dominante dentro de sí mismo: “la obra entra en la literatura y adquiere su función literaria gracias a esta dominante” (Tinianov, 97).

Por último, la función verbal es un sistema al que pertenecen las obras literarias que utilizan un lenguaje artístico, tienen determinada orientación, y provocan una ruptura con la tradición. Por tanto, la función verbal es el sistema mediante el cual la literatura puede entrar en correlación con otros sistemas sociales: “La orientación de la obra (y de la serie) literaria será su función verbal, su correlación con la vida social” (Tinianov, 98). En esta medida, el sistema verbal hace que la literatura se encuentre estrechamente relacionada con otros sistemas científicos y sociales, y pertenezca así a una tradición histórica.

Habiendo expuesto la concepción de sistema que plantearon los formalistas rusos, es preciso entrar a analizar qué es lo que Even-Zohar llama “polisistema”. En el capítulo titulado “Polysystem Theory”, dicho autor explica la manera en que dos conceptos aparentemente irreconciliables (la sincronía y la diacronía) entran en una correlación sistemática. En primer lugar, expone la manera en que se va a referir a dos sistemas: el de la teoría de los sistemas estáticos y la teoría de los sistemas dinámicos. El sistema estático es un sistema de relaciones “sincrónicas”, en el que el valor de cada ítem es una función de la relación específica en la cual éste entra. El dinámico (o diacrónico) es aquel planteado por el formalismo ruso, en el que varios sistemas se correlacionan y evolucionan a través de la tradición histórica. Sin embargo, Even-Zohan afirma que tanto la sincronía como la diacronía hacen parte de un espacio temporal, y por tanto de la historia: esto quiere decir que la sincronía no debe ser relacionada con lo estático porque a veces sucede que más de un conjunto diacrónico opera en el eje sincrónico: “(…) synchrony and diachrony are historical, but the exclusive identification of the latter with history is untenable. As a result, synchrony cannot and should not be equated with statics, since at any given moment, more than one diachronic set is operating on the synchronic axis” (EVEN-ZOHAR, 1990: 11).

Habiendo reconciliado los términos de diacronía y sincronía en un nido histórico y temporal, Even-Zohar formula la existencia de un sistema polifacético; una estructura heterogénea y abierta, en el que varios sistemas se intersecan y se sobrepasan, que son interdependientes y que se estructuran como parte de un todo. 

Esto conforma un gran sistema que incluye las otras tres funciones mencionadas anteriormente; es un sistema polifacético en el que las obras que logran pertenecer al canon son aquellas que están inmersas en el dinamismo de los sistemas sinónimo, autónomo, literario y verbal. Según dicha definición, la literatura o el sistema literario es una ciencia que no necesariamente debe dedicarse a la tarea de analizar textos o escritores, y que tiene ciertas “normas” o “leyes” que son hipótesis temporales modificables cuando esto sea necesario. La literatura es un sistema regido bajo ciertas pseudo-leyes o quasi-normas, que pueden ser utilizadas exitosamente dependiendo de los paradigmas y teorías desde los cuales son abordadas. Ningún elemento literario está exento de dichas teorías, puesto que éstas hacen parte de una tradición histórica. En síntesis, Even-Zohar plantea la existencia de un sistema literario regido bajo ciertas normas que cambian de acuerdo a un contexto histórico determinado, y en esta medida, concilia los conceptos de diacronía y sincronía. La teoría de los polisistemas evidencia la manera en que la literatura está inevitablemente sumergida en otra serie de sistemas que la modifican a través del tiempo, y que sin embargo, permanecen estables en la medida en que existan ciertas leyes.

Ahora bien, habiendo estudiado la teoría de los polisistemas de Even-Zohar y la concepción de sistema literario planteado por el formalismo ruso, es preciso comparar y contrastar ambas teorías. En una primera instancia, es preciso afirmar que ambas teorías funcionan en un dinamismo correlativo y suceden en una tradición histórica que no se debe dejar de lado. La correlación existente entre un sistema y otro cobra gran importancia, pues de esta manera es que se logra llegar a comprender mejor determinados conceptos. El estudio de la evolución literaria sólo es posible en la medida en que se le considere como una serie, como un sistema que se correlaciona con otros sistemas y que está condicionado por ellos (Tinianov, 101). En síntesis, la evolución literaria sólo es en tanto esté relacionada con otros sistemas.

Sin embargo, la teoría de los polisistemas cuenta con una sincronía de elementos; con una estabilidad basada en pseudo-normas que si bien pueden cambiar, están presentes y activas durante un tiempo determinado. No hay elementos dominantes, ni motivaciones, hay una sincronía de elementos que en conjunto conforman un todo heterogéneo. La principal problemática que surge a raíz de la teoría de los polisistemas es que no se permite ver el sistema literario como un en sí, sino como un conjunto que se relaciona con otras actividades humanas. Es una ciencia interdependiente, y en esta medida el estudio unívoco de la literatura como sistema es inabarcable e imposible. Se da pie a un gran escepticismo, pues nunca queda claro qué es literatura para Even-Zohar. Tinianov y el formalismo ruso acepta la existencia de varios sistemas a los cuales puede pertenecer una obra literaria, pero tiene en cuenta que un texto en sí puede ser también una obra de arte (función sinónima). Es cierto que siempre hay un dinamismo, una sincronía dinámica en la que varios sistemas y movimientos se relacionan entre sí, pero se tiene claro que la literatura es aquello que desfamiliariza con respecto a una tradición.

En conclusión, aunque la teoría de los polisistemas de Even-Zohar se asemeja bastante a la concepción de sistema que plantearon los formalistas rusos, es preciso afirmar que los formalistas sí alcanzaron a tener una definición de lo que era la literatura como sistema, independientemente de que éste se relacione con otros sistemas o no. Hay varios sistemas que se relacionan, pero todos giran en torno al texto; mientras que la teoría de los polisistemas plantea la literatura como un todo que se relaciona con otras actividades humanas, y en este sentido, la noción de literaturidad (o literaturnost) se pierde entre los vagos matices existentes entre una ciencia y otra.  










BIBLIOGRAFÍA

EICHEMBAUM, B. Teoría del método formal en Teoría de la literatura de los formalistas rusos. Antología de Todorov, s. XXI: 1970. (25-09-10).

EVEN-ZOHAR. “Polysystem Theory” en Poetics Today. International journal for theory and analysis of literature and communication. Volume 11, number 1. Porter institute for poetics and semiotics: 1990. (26-09-10).

TINIANOV, J. Sobre la evolución literaria en Teoría de la literatura de los formalistas rusos. Antología de Todorov, s. XXI: 1970. (25-09-10).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada